«

»

Imprimir esta Entrada

Premio de narrativa 2014

Aquí tenemos el primer premio de la categoría A de narrativa corta, celebrado durante la semana cultural de 2014 en el instituto.

 

Operación hueco de la escalera

Era  una  de  esas  tardes  en  las  que  no  se  podía  jugar  en  la  calle.  Hacía  mucho  viento  e  incluso  en  las  noticias  advertían  que  era  peligroso salir  y  que  si  se  hacía  que  fuera  en  caso  de  extrema  necesidad.  Adriana,  como  todos  los  domingos,  estaba  en  casa  de  su  abuela.  No  le  gustaba  nada  la  idea  de  quedarse  encerrada  porque  se  consideraba  algo  aventurera, le  gustaba  explorar  y  recopilar  toda  la  información  que  obtenía  en  un  cuaderno.  Su  abuela  Nélida,  le  tenía  totalmente  prohibido,  durante la estancia  en  su  casa,  que  husmeara.  Ella  también,  al  igual  que  Adriana,  en sus  años  había  sido  muy  curiosa  y  la  experiencia  le  había  dado  la  lección  de  que  no  traía  nada  bueno.  A  la  niña  le  encantaba  la  idea  de  que  en  un futuro  esa  casa  tan  grande  y  antigua  sería  para ella  y  rápidamente  pensó, ¿Por  qué  no  empezar  a  disfrutarla  ahora?

Cuaderno  en  mano,  emoción  y  mucha  intriga  fueron  las  herramientas  perfectas  para  iniciarse en  su  nuevo  proyecto,  al  que  llamaría “operación  hueco  de  la  escalera”. Su  nombre  lo  decía  todo. Después  de comer,  mientras  su  abuela  se  echaba  una  de  sus  siestas  reparadoras, sigilosamente  cogió  la  llave  del  candado  que  abriría  la  puerta  a  la  nueva misión.

Ahí  estaba  ella,  muy  decidida  a  incumplir  gustosamente  la  norma  de su  abuela.  Giró  la  llave  y  entró  de  un  salto,  encendió  la  luz  y  observó  detenidamente  el  lugar,  para  ella  la  norma  número  uno  del  fisgón  era recordar  perfectamente  dónde  y  cómo  estaba  cada  cosa  para  volver  a  dejarla  en  su  sitio  sin  que  nadie  se  diera  cuenta. Se  sentó  en  el  suelo ignorando  el  polvo  de  antaño.  Empezó  a   abrir  cajas  pero  todas  contenían  lo  mismo,  cuadernos. Pero,  en  una  de  ellas,  había  un  libro  muy  grueso,  el cual  le  llamó  mucho  la  atención.  Lo  abrió  y  se  dio  cuenta  que  no  era  sólo  un  libro,  sino  también  una  trampilla.  En  su  interior  y  para  su  sorpresa,  había  un  estuche  de  gafas.  Justo  en  ese  momento  escuchó  unos ruidos  que   procedían  de  la planta  de  arriba,  cogió  el  estuche  y  salió  pitando  de  allí.

Adriana  corrió  hacia  una  habitación,  cerró  la  puerta  con  pestillo  y  se  dispuso  a  observar  aquellas  extrañas  gafas.  Las  miraba  detenidamente,  como  si  sus  ojos  fueran  capaces  de  escanear  cada  detalle  pero  no conseguía  averiguar  nada.  -¿Por  qué   escondería  la  abuela  unas  gafas?  Se preguntó.  Y  ahí  estaba,  un  acertijo  nuevo  que  resolver.  Tantas  eran  las ganas  que  tenía  de  saber  qué  tenían  de  especial,  que  ni  bajó  a  merendar.

Se  le  cruzaron  por  la  cabeza  cientos  de  hipótesis,  a  una  buena  fisgona  la  acompaña  una  imaginación  de  igual  calibre.  Como  no  entendía  ni  sacaba  nada  en  claro  con  sólo  mirarlas  decidió  ponérselas.  No  le sorprendió  el  hecho  de  no  notar  nada  distinto  pero  se  las dejó  puestas  por que  le  hacían  parecer  más  interesante  y  la  metía  en  el  papel  de  detective.

Cuando  miró  por  la  ventana  ya  era  de  noche,  sin  darse  cuenta  había  pasado  el  tiempo  y  ya  era  hora  de  volver  a  casa,  con  sus  padres. No se  quitaba  de  la  cabeza  el  hecho  de  que  no  volvería  a  casa  de  la  abuela hasta  el  domingo  siguiente.  Le  costó  conciliar  el sueño  aquella  noche.

Sonó  el  despertador  a  las  07:00  am,  lo  que  significaba  que  era  hora de  prepararse  para  ir  a  clase.  Le  encantaba  conjuntar  la  ropa  con accesorios,  se   puso  unos  vaqueros,  una  camiseta  multicolor  y  unos zapatitos  cómodos  que  combinó  con  las  misteriosas  gafas.  Un  look  perfecto para  un  lunes.  Pero  lo  que  no  sabía  Adriana  es  que  le  esperaba  una  gran semana.

A  primera  hora,  clase  de  historia.  Como  de  costumbre,  se  dedicaba a  hacer  garabatos  en  su  cuaderno,  pero  esta  vez,  no  se  trataba  de  un  día aburrido  como  otro  cualquiera.  El  profesor  le  llamó  la  atención  ya  que llevaba  media  hora  con  los  ojos  fijos  en  el  folio,  pero  al  decir  su nombre  en  voz  alta,  Adriana  le  miró  atentamente  mientras  que  se  disculpaba, pero,  a  su  vez,  le  pareció  vislumbrar  por  encima  de  su  cabeza  unas  letras, pero  enseguida  se  frotó  los  ojos  y  desaparecieron.  Desconcertada  le  pidió  al  profesor  para  ir  al  servicio.  Se miró  al  espejo  y  vio  por  encima  de  su cabeza  “CONFUSA”.  Volvió  a  frotarse  los  ojos  y  pensó  que  sería  falta  de sueño.  Al  llegar  a  casa  escribió  en  su  cuaderno  hasta  quedarse  dormida.

Las  prisas  del  martes  hicieron  que  su  exposición  de  inglés  fuera  un fracaso  lo  que  le  llevó  varios  días  de  estudio  y  preparación  para recuperarla.  El  día  de  la  repesca  del  oral  se  plantó  allí,  delante  de  todos, segura  de  sí  misma,  sin  pasar  por  alto  ningún  detalle.  De  hecho  le  pareció buena  idea  ponerse  las  extrañas  gafas  a  pesar  de  que  su  madre  le  dijera que  dañaba  la  vista  llevarlas  sin  necesitarlas.  Todo  iba  a  pedir  de  boca hasta  que  le  volvió  a  ocurrir,  allí  estaban  esas  dichosas  palabras  por encima  de  sus  compañeros,  ya  no  se  iban  con  solo  frotarse  los  ojos, persistían,  y  de  hecho  cambiaban.  Como  prefería  pasar  desapercibida  y  no ser  alarmista  aguantó  como  una  campeona  hasta  acabar  el  oral  para  después,  por  fin,  ir  a  casa.  No  esperó  a  saber  su  nota  y  salió  corriendo  al tocar  el  timbre.  Corrió  tan  rápido  que  a  tres  manzanas  le  faltaba  el  aire,  lo  que  le  obligó  a  parar.

-¿Qué  me  está  pasando?  Se  dijo.

Barajó  varias posibilidades  pero  ninguna  le  parecía  coherente.  Llegó  a  casa  y  se  tumbó, la  cabeza  le  daba  vueltas  hasta  que  dijo  -¡ajá!  Son  las  gafas,  mamá  tenía razón.  Se  asomó  a  la  ventana  y  veía  a  los  vecinos  pasar,  se  quitaba  las gafas,  se  las  ponía,  se  las  quitaba,  se  las  ponía,  varias  veces,  seguía  viendo  palabras.  Incluso  bajó  a  espiar  a  su  madre  con  y  sin  gafas.  ¡Santo cielo!  Encima  de  la  cabeza  de  mi madre  pone  “FELIZ”.  Totalmente anonadada  subió  a  su  habitación  pensando  que  esto  era digno  de  escribir  ya  que  si  se  estaba  volviendo  loca  debería  dejar  al  menos   unas  memorias.

-¡Por  fin  viernes!  Último  día  de  la  semana  y  a  tan  sólo  dos  de  ver a  su  querida  abuela  y  por  supuesto  contarle  lo  que  le  había  pasado  durante  la  semana,  pero  sobre  todo  seguir  husmeando  en  el  hueco  de  la escalera  durante  su  larga  siesta.  Estaba  más  que  claro  que  era  el  único sitio  donde  conseguiría  información.

Entre  la  emoción  y  lo  típico  de  los sábados,  ir  al  cine,  cuando quiso  acordar  sus  padres  la  estaban  dejando  en  casa  de  Nélida,  bueno, como  le  gustaba  llamarle  “mi  futura  casa”.  Entró  corriendo  para  darle  un abrazo  pero  nada  más  cruzar  la  puerta  estaba  la  abuela  con   todas  aquellas cajas  abiertas  y  esperándola  con  gran  preocupación  y  cierto  orgullo  en  los ojos.  Le  dijo  que  ya  sabía  que  tenía  en  su  poder  las  gafas  y  que  ya  era hora  de  que  le  explicara  para  qué  servían.  Se  trataban  de  unas  gafas peculiares,  bueno,  mejor  dicho,  “reveladoras”.  Al  ponérselas  podría  observar esa  curiosa  palabra  por  encima  de  las  personas,  te  permitían  percibir  hasta el  sentimiento  más  profundo,  de  eso  se  trataba.  Nélida  le  explicó  que  esas gafas  llevaban  en  su  familia  varias  generaciones  pero  como  sólo  tuvo  un hijo,  su  padre,  le  correspondían  a  ella, que  todos  aquellos  cuadernos  eran anotaciones  suyas,  observaciones  del  entorno  y  que  las  gafas  eran  un  arma muy  poderosa,  debía usarlas  con  cabeza  y  sobre  todo  con  un  fin  bueno: “Ayudar”.

Adriana  casi  sin  poder  articular  palabra  se  dio  cuenta  de  que  se parecía  más  a  su  abuela  de  lo  que  creía,  que  por  eso  desde  tan  pequeña  se  sentía  ligada  a  esa  casa  y  tenía  ese  afán  por  observar  y  anotar.  Se sintió  preparada  para  seguir  con  el  legado  familiar,  para  honrar  a  su  abuela pero,  sobre  todo,  PREPARADA  para  una  nueva  y  larga aventura.

Melina Cufre 1ºESOA

Enlace permanente a este artículo: http://iesmh.edu.gva.es/unrayoquenocesa/2017/05/premio-de-narrativa-2014/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *