«

»

Imprimir esta Entrada

Cruzaba la calle cuando comprendió que no le importaba llegar al otro lado.

A partir del microrrelato de Arturo Pérez Reverte, los alumnos del Taller de la Revista hemos escrito textos originales y de gran valor literario.

Cruzaba la calle cuando comprendió que no le importaba llegar al otro lado.”

Enlace permanente a este artículo: http://iesmh.edu.gva.es/unrayoquenocesa/2015/02/cruzaba-la-calle-cuando-comprendio-que-no-le-importaba-llegar-al-otro-lado/

10 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. laura1esoC

    Madga recorta palabras de los diarios ….

    Pero un día vio que le faltaba una caja, la caja roja. Buscó por toda la sala, por todos lados.Se encontró con su amigo y le preguntó si había visto una caja roja. Él dijo que no.
    Buscó en el parque, el colegio y también preguntó a las personas, pero nadie había visto una caja roja.

    Se paró a pensar en lo que le había pasado y decidió revivirlo. Así puso de nuevo todas las cajas encima de la mesa y boca abajo. Pidió a las palabras que le dijeran todo lo que ocurriría.
    De pronto, Madga recordó que se había quedado dormida recogiendo la caja roja.
    Pero ¿dónde estarán ahora las palabras furiosas?¡Ah,ya! Les preguntaré a las otras palabras. Se dirigió a las palabras y ninguna supo decirle dónde estaban.

  2. Ainhoa

    … Entonces, las palabras le cuentan lo que ocurre y le anuncian lo que ocurrirá…

    Le profetizan si vamos a estar felices, o si vamos a ser almas en pena.
    Y ,cómo no, le cuentan si encontraremos a esa persona que cada vez que escuchemos su nombre nos estremecerá, o nos romperá el corazón en mil pedazos.
    Porque en eso consiste la vida: en alegrías y penas, en amores y desamores, enfados y discusiones…
    A veces, cuando las palabras le dicen eso a Magda, ella se entristece, pero comprende que la vida sigue siempre.

  3. carmen 1c

    Magda recorta palabras de los diarios,palabras de todos los tamaños.Y las guarda en cajas.En caja roja guarda las palabras furiosas.En caja verde,las palabras amantes.En caja azul,las neutrales.En caja amarilla,las tristes.Y en caja transparentes guarda las palabras que tienen magia.

    A veces , ella abre las cajas y las pone boca abajo sobre la mesa.para que las palabras se mezclen como quieran.

    Una vez Magda lo hace,se siente mucho mejor,porque siente que hay discriminación entre las propias palabras.Seguramente si no hiciera eso,cada día,las palabras estarían todo el rato peleándose e insultándose.La paz entre ellas estaba sobrevalorada.Por ejemplo: las palabras furiosas no conocerían a las palabras amantes ni las tristes a las neutrales.sólo las verdes y transparentes lo harían aunque en realidad no suelen hacer nada.Las verdes intentan calmar el asunto.También las mágicas lo intentan una y mil veces,pero nada.Solo Magda sabe que la paz es algo que tiene que existir sí,o sí.

  4. Ainhoa

    Cruzaba la calle cuando comprendió que no le importaba llegar al otro lado.
    No le importaba vivir nuevas sensaciones, nuevas experiencias. No le importaba el qué dirán.
    Sólo quería bailar hasta que se le desgastaran las suelas de los zapatos,reír sin motivo alguno.
    Enamorarse con pasión.
    Sólo quería ser feliz. Sólo quería disfrutar la vida…

  5. jame

    Porque no aprobó ninguna…
    Él tenía una vida social muy mala,no quería estudiar y era problemático.
    Él solo quería ser un niño más ,no un problema. Quería tener amigos de confianza y estudiar, sentirse orgulloso. Se propuso hacerlo ,así no acabaría mal pues se esforzaría hasta conseguirlo.

  6. cristina

    Cruzaba la calle cuando comprendió que no le importaba llegar al otro lado, que no siempre hay que ir por el mismo camino,que viene bien, a veces, cambiar de ambiente y de personas.
    Por eso mismo comprendió que ir por el mismo camino llega a ser incluso aburrido; la misma acera, las mismas casas y tiendas pueden llegar hasta afectarte.Muchas personas no quieren ver siempre el mismo camino y ello les hace bien . Cambiar les abre la puerta de la curiosidad, les da nuevas oportunidades.
    Por eso cuando cruzaba la calle comprendió que no le importaba llegar al otro lado, porque en el otro lado quien la esperaba era lo sorprendentemente nuevo

  7. carmen 1c

    Cruzaba la calle cuando comprendió que no le importaba llegar al otro lado.Pensó que sería estúpido tenerle miedo a la muerte.La muerte es inevitable para todo el mundo,no se puede escapar de ella,cuando te agarra no puedes salir de su interior.A mi en cambio,me gusta estar con ella,salir a pasear,comer juntos…No me da miedo.y es algo que todos tienen que aprender.Además me parece que sin ella la vida no tendría sentido porque,existimos por algo aunque no nos demos cuenta.Aunque nadie se dé cuenta de ello.La muerte nos ayuda a recapacitar porqué estamos vivos.Por eso cruzó al otro lado.Por eso.solo por eso.

  8. Ainhoa

    Cruzaba la calle cuando comprendió que no le importaba llegar al otro lado.
    No le importaba probar cosas nuevas.
    Le importaba lo que había al otro lado de la calle, no le importaba el que dirán, lo único que quería era experimentar, vivir cosas nuevas, nuevas sensaciones. Nuevas experiencias. Bailar hasta que se le desgastara la suela de los zapatos, reír sin motivo. Lo único que quería ser feliz, y disfrutar la vida…

  9. Altea

    Cruzaba la calle cuando comprendió que no le importaba llegar al otro lado.

    Miró a los lados, era imposible saber si lo había conseguido,
    Como siempre nunca pasaba nada, mirara donde mirara todo era idéntico. Miró el reloj, era el momento en que las farolas se apagaban. En ese preciso instante, las agujas del reloj de la gran torre se movieron a una velocidad vertiginosa. Los coches aparecían y desaparecían de repente tal como habían aparecido. Parpadeo la luz verde del semáforo. Cerró y abrió los ojos, estaba acostada en su cama con su madre. Estaban mirándose como si fuera la primera y última vez que se veían.

  10. Ruth Dominguez

    Cruzaba la calle cuando comprendió que no le importaba llegar al otro lado,ya que fuese donde fuese no podría olvidar a su mascota desaparecida hace dos años. Decidió abandonar la ciudad porque todo lo que le rodeaba le recordaba a Toby: el parque donde jugaban, la playa donde corrian, los perros con los que jugaba. Al cabo de un tiempo adoptó otro perro y hacía lo mismo que con Toby. Nunca consiguió olvidarle y siempre estuvo en sus pensamientos, pues habia sido su mejor amigo de la infancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *