«

»

Imprimir esta Entrada

Trampantojo: otro punto de vista.

El trampantojo (o «trampa al ojo», también llamado trompe-l’œil, expresión francesa que significa «engaña al ojo») es una técnica normalmente pictórica que intenta engañar a la vista del espectador jugueteando con la perspectiva y otros efectos ópticos. Suelen ser pinturas murales extremadamente realistas o hiperrealistas creadas deliberadamente para ofrecer una visión falsa.
Saliendo por la ventana del cuadro
Estas exhibiciones de habilidad y virtuosismo tienen intención humorística, y por las anécdotas de representaciones casi milagrosas de trampantojo realizadas por algunos de los más famosos pintores del pasado sabemos que engañaron y asombraron a sus contemporáneos, lo cual es típico de períodos en que se ha cultivado el naturalismo, como la época clásica en Grecia.

Vasari, por ejemplo, se hace eco de la precocidad de Giotto, quien de niño pintó en la nariz de una figura en la que estaba trabajando su maestro Cimabue «una mosca tan real que, cuando Cimabue reanudó su trabajo, intentó varias veces espantarla con la mano, creyendo que era de verdad, hasta darse cuenta del error»Petrus Christus. El marco es un trampantojo. ¿Puedes ver en el marco una mosca?Petrus Christus retrata a un monje cartujo en 1446.

Algunos los clasifican en trampantojos interiores (que representan muebles, ventanas, puertas o escenas más complejas, como en las antiguas pinturas romanas, conservadas en Pompeya y Herculano; o en las bóvedas y cúpulas de las iglesias barrocas, como las pintadas por el padre Pozzo, o más tarde por Goya en la ermita de San Antonio de la Florida, en Madrid) y trampantojos exteriores, en muros de edificios (como sucede hoy en los paneles que tapan las obras rehabilitación de algunas edificaciones, imitando el futuro resultado de las obras).

El matrimonio Arnolfini.

Trampantojo

Para lograr la belleza perfecta, para imitar la realidad, para alcanzar el cielo, para ampliar espacios, para embellecer las ciudades, para provocar al espectador…, los trampantojos nos rodean mostrándonos otra realidad paralela posible.

Trampantojo

Si quieres ser engañado y jugar con la pintura y la arquitectura, bienvenido al arte: sitúate en el ángulo adecuado, y serás oportunamente engañado por el efecto de la anamorfosis y los trampantojos.

Enlace permanente a este artículo: http://iesmh.edu.gva.es/unrayoquenocesa/2014/11/trampantojo-otro-punto-de-vista-2/

1 comentario

  1. Maite

    Petrus Christus retrata a un monje cartujo en 1446.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *